21 de octubre de 2014

Conchas Caseras Tradicional Pan Mexicano


La Concha es uno de los panes mexicanos más tradicionales en mi precioso país, no hay panadero, tienda de la esquina o panadería que no la venda.

Una concha recién salida del horno es la cosa más maravillosa que puedes probar, crujiente por fuera por el azúcar y suave por dentro, "chopeada" con chocolate caliente o leche fría, rellena de frijoles refritos (ajá, es lo máximo) o sola es un manjar muy mexicano.

Este pan me trae tantos recuerdos... las Conchas mas ricas que he probado son las que comíamos recién salidas del horno de piedra de Don Pancho en Tangancícuaro, Michoacán. 

En ocasiones mi papá me llevaba solo por el puro antojo de pan caliente. Las filas, los disgustos con la Señora de al lado y el amontonamiento no importaba, para mí ver a los panaderos haciendo el pan, oler la masa leudando y el pan recién salido del horno era fascinante, toda una experiencia. 

La clave para tener buen pan, es decir, conseguir conchas, era llegar temprano, si llegabas tarde el asunto se ponía MUY tenso e interesante. 

Comenzaban a llegar las Señoras más "colmilludas", con la autoridad que les otorgaba sus años de experiencia en la ciencia de acaparar el pan y ejercer presión sobre el panadero, decían: "Pancho yo aparté tres charolas", entonces yo volteaba a ver a mi papá suplicando con los ojos que hiciera algo para que nos tocaran aunque fuera una sola conchita o que alguna Señora se apiadara de nosotros y nos regalara un solo pan calientito, no era justo que se llevaran charolas completas.

Así es  como podíamos salir  con las bolsas llenas de conchas o con las "sobras", lo que ya nadie quería, bueno, aun así esas "sobras" eran deliciosas.

Pero todo era diferente cuando llegábamos temprano, entonces  sí ¡Pan a escoger! ¡Bolsas llenas de conchas calientitas", claro que no esperaríamos a comerlas en casa, en el camino de regreso a nuestra ciudad íbamos comiendo ese rico y calientito pan. ¡Lo habíamos logrado!¡Les habíamos ganado a esas Señoras el pan!



También era todo un espectáculo el panadero; Pancho siempre con una pala de madera que medía como 3 metros de largo nos gritaba,"aguas con el palo", "aguas con el palo", era el aviso para decirnos que los panes estaban a punto de salir y él los estaba sacando del horno, el espacio era tan pequeño que podías salir golpeado... la panadería... un lugar sencillo, de ladrillo maltrecho, leña amontonada, en ocasiones lloviendo y todos en bola haciendo espacio para que Pancho no nos fuera a pegar con el palo... ¡Qué recuerdos!¡Pan calientito! ¡Conchas recién hechas!¡Pan de Don Pancho!¡Mi papá!

Bueno pues estas conchas no son como las de Pancho, las de él son ¡Inigualables! pero están buenísimas, muchas gracias a Carmen Sánchez por compartir esta deliciosa receta a la que le he hecho algunos pequeños cambios.¡Muchas gracias nos has hecho muy felices! 



Antes de entrar de lleno a la receta quisiera comentar que hacer pan de levadura no es cualquier cosa, esta masa como bien me explicó una querida amiga es difícil de manejar no es tan suave como otras, pero de que te salen las conchas te salen.

Yo explicaré primeramente el proceso usando la batidora que tiene batidor de gancho en seguida lo explicaré haciéndolo a mano, dicen que amasar es terapéutico y relajante, para mí en ocasiones no, es tanta la prisa que prefiero la máquina, también puedes usar la máquina de pan para amasar tu masa.

Si sigues las instrucciones tal cual te garantizo que te saldrán y podrás disfrutar de ricas conchas calientitas, tu familia ¡Te amará más!


Si quieres hacerlas integrales solamente agrega mitad de harina integral y mitad de harina normal.

Te recomiendo que el día que decidas hacer las conchas lo planees perfectamente porque es un pan que lleva su tiempo de leudado y mucha paciencia, así que con prisas es difícil disfrutarlo, pero si te planeas un día para hacerlas seguro que te saldrán perfectas.

Ingredientes para el pan:
18 conchas de 60 gr c/u apróx.

1/2 kg de harina o 3 tazas (puede ser que necesites más)
1 cucharada de leche en polvo tipo NIDO (venden bolsitas en las tiendas de la esquina)
4 huevos grandes
125 gr de azúcar
2 cucharadas de levadura seca para panadería NO tipo Royal
120 gr de mantequilla sin sal suavizada (cada barra en México pesa 90 gr)
1/2 taza de agua tibia
Pizca de sal

Ingredientes para la costra: 

1 taza de azúcar glass
1taza de harina
2 barras de mantequilla sin sal

Procedimiento para hacer el pan en batidora:

1 Calienta un poco la media taza de agua, la temperatura es como la de la leche de un bebé, agrega una cucharada de azúcar y la levadura, revuelve con una cuchara y deja aparte. En unos minutos verás que la levadura está comenzando a hacer burbujas esto quiere decir que tu levadura está activándose y está viva.


2 En el tazón de la batidora coloca la mantequilla y los 125 gr. de azúcar, bate con el  batidor plano o las aspas normales de tu batidora, hasta que se integren perfectamente.

Agrega los huevos uno a uno, siempre bajando con una espátula los lados del tazón.

Enseguida agrega la levadura y la leche en polvo y pizca de sal,sigue batiendo.

Ahora cambia el batidor plano por el gancho y en velocidad baja comienza a agregar el harina poco a poco.



No puedes tener una medida exacta de harina ya que dependiendo del clima y de la calidad de tu harina necesitarás más o menos harina. Comienza con las 3 tazas, si notas que se te sigue pegando mucho en el gancho agrega más harina. De vez en cuando para la batidora y con tus dedos oprime la masa, si notas que está pegajosa pero que no se te pega en los dedos entonces ya no agregues más harina, ya está lista la masa solo le falta amasado.
El aspecto de la masa será así:


Con la batidora en velocidad máxima deja que el gancho haga su trabajo con la masa. Al principio notarás que la masa se pega al tazón pero no en tus manos, es normal, entonces déjala como 10 minutos más hasta que notes que se hace una bolita en el gancho, escucharás que se comienza a golpear ya la masa en el tazón y que la masa brilla, está elástica es decir que si oprimes la masa se regresa a su lugar y cambia, se vuelve suave y tersa. ¡Ya está lista la masa!
Coloca un poco de aceite en tus manos y toca la masa para que la bolita de masa esté untada con aceite.


Deja el tazón con la masa en un lugar calientito y tapado por unas 4 horas, este es uno de los trucos para que te queden con muy buena miga. Pueden ser dos horas pero mejor 4 o hasta 8 horas. La masa aumentará considerablemente su volumen. 
Mi lugar preferido para leudar es la cajuela del coche :)


Aquí vamos a aprovechar el tiempo para hacer la costra. La receta original lleva la mitad exactamente de los ingredientes, pero yo noté la primera vez que la costra se rompió al ser tan delgada, en la segunda ocasión la hice doble la receta y entonces la costra fué más gruesa y no se rompió y me gustó más.
Entonces lo que hacemos es en un tazón o en la mesa coloca el harina y el azúcar glass revuelve con la mano y agrega la mantequilla, revuelve con paciencia porque al principio es pegajosa. Yo comencé con una espátula y luego a mano. Debe de formarse una masita suave que no se pega a tus manos, si te falta agrega harina y azúcar glass en cantidades iguales. Una vez lista esta masita tapa con papel antiadherente, deja aparte.
Si gustas hacer la costra de chocolate agrega cocoa cucharada a cucharada supliendo en lugar de harina, no te recomiendo usar "chocomilk"

10 Después de que transcurrieron las 4 horas, saca la masa del tazón , la vas a ponchar con el tacto, se desinfla. No necesitas amasarla de nuevo.

11 Has bolitas con la masa del mismo tamaño todas, yo las pesé y  de 60 gramos es muy buen tamaño, si no tienes báscula solo "a ojo de buen cubero" has bolitas como del tamaño de una lima.


12 Coloca las bolitas en una charola con papel encerado separadas entre ellas ya que volverán a leudar. Yo puse 7 en cada charola.

13 Aplana cada bolita con tu mano porque no queremos bollos sino conchas.

14 Ahora mi técnica para esto de la costra es la siguiente: con la maquina de las tortillas aplanarás cada bolita de masita que uses porque para mí con el rodillo o a mano me fué muy difícil. Si notas que se pega la masita en el plástico pon un poco de harina.


15 La ruedita de la costra debe de cubrir completamente la masa del pan.

16 Ahora con el molde de figura de concha oprime y listo.Si no tienes este molde, entonces, con un cuchillo muy filoso o con el cortador de pizza has las figuras, queda muy bien también.




17 Tapa las charolas de nuevo con una toalla de cocina limpia y vuelve a dejar reposar en un lugar calientito y sin corrientes de aire por unas 2 horas más.

18 Precalienta el horno media hora antes de completar las 2 horas a 150°C y cuando hayan transcurrido las 2 horas mete las charolas.

19 Hornea las conchas por 20/25 minutos dependiendo de tu horno y qué tan doraditas te gustan. Cuando veas que por abajo ya están del color que te gustan entonces las sacas y no las enfríes ¡Cómelas calientitas con chocolate o solas! 

20 ¡Disfruta!¡Estoy segura que no durarán más de una hora fuera del horno!

Procedimiento para hacerlo a mano:

Ahora vamos a disfrutar de amasar a mano, sentir la masa.

1 Coloca el harina en la mesa de trabajo y forma un volcán.

En el hueco agrega la levadura que ya esponjó y los huevos.

Amasa poco a poco con cuidado y sin desesperarte de que todo se está pegando en los dedos, de preferencia usa una sola mano.

Ahora incorpora la mantequilla, la sal y azúcar, sigue amasando para que vayas incorporando los ingredientes.

Agrega la leche en polvo, hasta aquí tenemos una masa muy aguadita.

Ahora sí ve agregando poco a poco más harina si es necesario hasta que la masa no se te pegue en las manos, es importante que agregues harina y amases hasta que ya notes que la masa sigue un poco pegajosa pero no se te pega en las manos.

Vamos ahora a trabajar el brazo, amasa y amasa con fuerza, puedes golpear un poco la masa dejándola caer, sigue amasando hasta que notes en tus manos el cambio en la masa. La masa se vuelve esponjosa, elástica, brillante y tersa.

Ahora sigue los pasos desde el 7 en adelante de la explicación anterior.

9 ¡Disfruta!

Espero que este tutorial te sea de utilidad y me platiques, mándame fotos y comentarios para saber cómo te quedaron tus conchas.

Sígueme en mi página de fb, ahí puedes mandarme tus fotos o a mi mail ¡Espero ansiosa!


18 de octubre de 2014

Niño Envuelto relleno de Crema Pastelera


Niño Envuelto le llamamos en México, en otros países se le llama Brazo de Gitano,simplemente Rollo, Roulé etc... cual sea el nombre que le dan a este rico pan en tu país ¡Es delicioso!

Este rico bizcocho relleno de mil formas es una manera muy fácil y lucidora de ofrecer un rico postre.

Ahora digo fácil, pero sinceramente he probado muchas recetas y fueron realmente un fracaso. Algunas sí me salieron pero sudaba cuando enrollaba el bizcocho,otras se me bajaba horrible a la hora de enrollarlo, en fin. Confieso que me rendí por un tiempo hasta que hace poco una amiga la cual es excelente cocinera, María Molina me pasó esta receta y puedo decirte que es garantizada. 

Sobra decir que en el blog no subo recetas que no me convencen, ni recetas que no he probado y que han gustado en casa, si no me gusta no la subo, si no me sale tampoco, así que este Niño Envuelto ¡Sí sale! 

A diferencia de la receta tradicional del pan para preparar el Niño Envuelto, esta receta lleva 2 cucharadas de mantequilla, lo cual hacen toda la diferencia a la hora de envolverlo y en su textura es considerablemente menos seco.
Al ser un bizcocho seco lo que ayuda es el relleno para que pueda ser atractivo al gusto,  éste puede ser muy variado, puede llevar fruta, crema batida, crema pastelera, crema de chocolate, nieve en fin infinidad de acuerdo a la creatividad de cada persona.

Bueno, pues ahora así ya tenemos la receta buena, entonces, ¡Manos a la obra! Teniendo un bizcocho rico y fácil de hacer, el relleno y decoración es de acuerdo a tu imaginación.

Ingredientes:

6 claras de huevo
6 yemas de huevo
2/3 de taza de azúcar
2/3 de taza de harina cernida
2 cucharadas de mantequilla derretida y a temperatura ambiente
Pizca de sal

Procedimiento:

Precalienta el horno a 150°C

En una charola mediana para galletas coloca encima papel encerado que sobre un poco en las orillas y corta las orillas de forma que el papel se adhiera a las esquinas de la charola.


En el tazón de la batidora muy limpio y sin restos de grasa ni el tazón ni las aspas, comienza a batir las claras con 1/3 de taza de azúcar a punto de turrón. Usa el batidor de globo.


Una vez que has llegado al punto perfecto, vierte las claras en un tazón amplio y limpio.

Ahora en el mismo tazón en donde batiste las claras, agrega las yemas junto con el otro tercio de azúcar y bate a punto de listón o hasta que estén amarillo pálido. 


Agrega el harina cernida poco a poco con una cuchara y sigue batiendo a velocidad baja, agrega la sal y la mantequilla sin sobrebatir, termina con la espátula de integrar los ingredientes.

Ahora, vierte la mezcla de las yemas a la de las claras y con movimientos envolventes con MUCHO cuidado y paciencia sigue hasta que esté la pasta completamente homegénea.



Vierte la mezcla sobre la charola y con una pala o con cuchillo plano alisa la superficie con cuidado para no quitar el aire a la mezcla.



Mete la charola al horno y cuenta 25 minutos o hasta que veas el bizcocho un poco dorado por arriba o al introducir un palillo salga limpio está listo.


10 Mientras tanto, extiende una toalla limpia de cocina en una superficie plana y amplia y espolvorea encima azúcar glass.


11 Cuando el bizcocho ha salido del horno, voltealo sobre la toalla y retira el papel encerado con mucho cuidado.


12 Coloca la toalla más encima de la orilla del bizcocho que está cerca de tí y comienza a enrollar hasta terminar, deja enfriar por completo mientras prepara tu relleno preferido.




13 Yo usé esta receta de la crema pastelera que sale muy rica pero puedes rellenarlo de lo que gustes.

14 Ya que está frío, retira la toalla y desenrolla, distribuye el relleno y vuelve a enrollar.

15 Corta ambos extremos para que quede bonito y refrigera para que tenga mejor consistencia. 

16 ¡Disfruta!

Notas importantes:

+ Como mencioné anteriormente este pan es seco, así es que tienes dos opciones para hacerlo más  húmedo, una es hacer un jarabe simple del sabor que gustes naranja, ron, maracuyá ( 1 taza de agua, ¼ taza azúcar a fuego a que se disuelva el azúcar + saborizante) cuando extiendas el bizcocho con una brocha untas el jarabe o la opción dos es servir cada rebanada con crema batida.

+ Cuando rellenas con crema pastelera no es necesario agregar el jarabe ya que la crema le da humedad.

+ Libera tu imaginación y creatividad y crea tus propios sabores y decoración.

+ La forma de presentarlo es de acuerdo a tu gusto.

8 de octubre de 2014

Birria Tatemada estilo Jalisco


Esta receta es de las que más me han pedido y no la había subido porque sinceramente nunca había preparado birria y pues siempre viene el temor de que ¿Y si no me sale? Peroooo... ¡Sí me salió la birria! y  vaya que me salió, quedó ¡Buenísima! 
Así que por fin traigo esta receta que tanto me han pedido, espero como siempre que sea de utilidad para ti y puedas consentir a tu familia y amigos con ella.

Quisiera antes de seguir con el tema apuntar que esta receta no pretende ser la original, la primera que se inventó,la que hizo la primera abuelita ni mucho menos la mejor, es una receta que a mí me parece MUY buena y que te invito a probar, a nosotros nos encantó.

Antes de la receta quisiera tomar prestado el texto del libro Los clásicos de la Cocina Mexicana del Chef Ricardo Muñoz Zurita para explicar un poco de este platillo tan regional en Jalisco, cito textualmente algunos párrafos :

" La birria y el pozole son tal vez los platillos más emblemáticos de Jalisco. Aunque hoy es un platillo de restaurantes o de puestos de comida, el origen de la birria es festivo, ya que se utilizaba en ocasiones especiales como cumpleaños, bodas o bautizos.

De un platillo tan popular siempre se van a encontrar recetas distintas; sin embargo, todos coinciden en que la carne original con la que se hace es la de chivo, aunque poco a poco se ha venido sustituyendo por la de cordero, carnero, borrego, cerdo, pollo, ternera, res e incluso existen algunas con pescados.

Algunas birrias se cuecen en ollas tapadas sobre el fuego, a veces la tapa se sella con masa de maíz. Las birrias horneadas se llaman "tatemadas". Se supone que originalmente la cocción de la birria era igual a la de la barbacoa, envolviendo la carne en pencas de maguey, pero esta tradición casi ha desparecido.

¿Caldosa o seca? Generalmente para los que viven en la ciudad de México, la birria se encuentra en los restaurantes especializados generalmente en caldo y se sirve como si fuera una sopa;: sin embargo, la birria tradicional en Jalisco suele ser carne seca, es decir, sin caldo, con la que se hacen tacos.

Birria puede significar "mal hecho", "mamarracho",  "algo de poco valor", " poco importante", "deforme" o "grotesco", algunos de estos apelativos se deben a la apariencia o primera impresión del preparado, que no tienen nada que ver con su delicioso sabor.

Los huesos de la carne que se utilice son importantes porque aportan mucho sabor. "

Hasta aquí el texto del libro. 

Bueno, pues en mi caso tomé de dos recetas que me gustaron mucho una de una querida amiga Lupita Hernández que me hizo favor de pasármela y otra receta que tomé de un libro, de las dos hice una y el resultado fue ¡Perfecto! ¡Espero que te guste tanto como a nosotros!

Ingredientes para la birria:

2 kg de carne de chivo (Yo la hice con res)costilla, chambarete, maciza etc.. lo que gustes, es importante que lleve grasa porque sabe más rica
2 chiles anchos sin semillas ni venas asados en comal no fritos, ten cuidado de que no se pasen porque se amargan
4 chiles guajillos sin semillas ni venas asados no fritos, cuidando que no se pasen porque amargan
6 dientes de ajo medianos
1/2 cebolla
1 cucharadita de comino
10 pimientas gordas
4 clavos de olor
1 cucharada de orégano
Sal de grano la necesaria
1/2 taza de vinagre blanco

Procedimiento:

1 Colocar en una recipiente amplio la carne en agua con sal de grano para que se desangre.

Mientras tanto, en la licuadora coloca todos los demás ingredientes y con agua ayudamos para que se forme un molito muy muy terso, prueba de sal para ver si le falta.

Enjuaga la carne perfectamente y en un recipiente con tapa coloócala y vierte el molito, teniendo cuidado de que toda la carne quede muy bien con molito.

4 Deja toda la noche reposar en el refrigerador en un recipiente con tapa hermética

Al día siguiente coloca la carne con el molito en una charola que se pueda meter en el horno y tápala con papel aluminio.

Mete la carne tapada en horno 180°C.

Revisa la carne cada media hora y báñala con el jugo que va soltando.

Si notas que comienza a resecarse mucho entonces agrega caldo de carne o agua para que no salga tan reseca, yo hice eso porque se comenzó a resecar muchísimo y yo la quería más jugosa, no sopa pero menos seca, yo agregué como un litro de caldo.

La carne estará en el horno de 4 a 5 horas o hasta que esté muy suavecita.


Ingredientes para la salsa:
Esta salsa yo me la inventé y salió muy rica

2 jitomates asados, sin piel ni semillas
Caldo de la carne que ya está lista, si no tiene caldo no le pongas, solo agrega un poco del molito para dar un poco de sabor
1 ajo pequeño
2 chiles cascabel asados

Procedimiento:

Licua todos los ingredientes y checa de sal.



Para servir:

Coloca la birria en un plato 

Sirve con tortillas muy calientes recién hechas de preferencia y frijoles fritos


Cebolla picada

Cilantro picado


Limón

Cada comensal hace sus tacos de birria tatemada ¡Se me hace agua la boca otra vez !

¡Provecho!

Notas importantes:

+ Esta misma receta puedes hacerla en una olla, solamente agrega más caldo o agua y quedará como sopa, es otra forma de presentar la birria.

+ Una persona que ya la hizo sugirió cubrir la carne con agua para no estar dando vueltas cada media hora al horno, me parece buena recomendación.

6 de octubre de 2014

¿Cómo hacer puré de calabaza en casa?


¡Calabazas por doquier! Tan rica que es de cualquier forma que la cocinemos y sobre todo tan rendidora.

Bueno, pues compré una calabaza de una tonelada, bueno, exageré un poco, vuelvo a comenzar, compré una calabaza muy grande, en esta ocasión compré la típica calabaza americana que generalmente se usa para adornar en esta época, mi propósito para nada fue ese sino preparar con ella puré para todo el año para algunos meses ya que aquí, en casa, tengo un adicto a la calabaza en pay y en todas sus modalidades.

Así que, si has comprado una calabaza tan grande como la mía o quizás no tan grande pero quieres hacer un puré para tus platillos, bueno, aquí te enseño cómo hacerlo muy fácil, espero que te sea de utilidad.


Pero, antes, me gustaría platicar un poco de este ingrediente tan rico:

El profesor norteamericano Frederick A. Peterson, después de haber realizado largos estudios de investigación arqueológica en Tehuacán, Puebla, descubrió que algunos restos de la Cultura Coxcatlán., que abarca de los años 5 000 a 2 500 años antes de Cristo, muestran que esa fue la primera cultura que empleó el maíz domesticado y posteriormente añadió el frijol, el amaranto y la calabaza a su alimentación.

Estas personas usaron también la calabaza domesticada, tal como la conocemos ahora.

El nombre calabaza lo reciben varias especies de cuburbitáceas, de fruto comestible. La calabacera es una planta rastrera de la que existen muchas variedades, es herbácea y anual la cual puede llegar a medir más de diez metros de longitud.

El origen de esta planta es incierto, aunque algunas fuentes afirman que su origen está en América, parece ser que la calabaza es una hortaliza originaria de Asia Meridional. Numerosos autores antiguos citan a la calabaza en sus escritos y se sabe que su cultivo ya se producía entre los hebreos y egipcios.

Por su parte, los antiguos mexicanos le dieron el nombre de ayotl a la que hoy conocemos como prototipo de la extensa familia.

Ayotera era la planta calabacera y el ayotete la especie de la calabaza que lleva el nombre propio de chilacayote.

El fruto es una modalidad de la baya, de gran tamaño, carnoso, con pulpa esponjosa y provista de muchas semillas blancas o amarillentas, de cáscara más o menos gruesa, lisa o plegada, dura o quebradiza, verde amarillenta, anaranjada, rojiza, azulosa o jaspeada, con o sin costillas prominentes.

En la cocina indígena prehispánica, como ahora en la cocina mexicana mestiza, la calabaza ocupó un lugar distinguido y se comían sus frutos, semillas, tallos, guías y flores.

Las guías tiernas de las calabazas y calabacitas se comían con los granos tiernos del elote, en una salsa preparada con gusanos de maguey y chile chipotle.
También se hacían caldos ligeros de verdolagas o quelites , huazontles y flores de calabaza.
Con las partes de la calabaza se elaboraban muchos otros platillos como los chilacayotes en pipián, con carne de pato de Iztapalapa, chiles anchos y xoconostles como condimento. Y el pipián verde, guiso de abolengo histórico. A menudo se le agregaban al final semillas de chía o de amaranto.


El componente principal de la calabaza es el agua, lo que, unido a su bajo contenido en hidratos de carbono y a su casi inapreciable cantidad de grasa, hace que sea un alimento con un escaso aporte calórico.

Es buena fuente de fibra que ofrece valor de saciedad y mejora el tránsito intestinal por la alta presencia de mucílagos. Éstos son un tipo de fibra soluble que tiene la capacidad de suavizar las mucosas del tracto gastrointestinal.

En relación con las vitaminas, la calabaza es rica en beta-caroteno o provitamina A y vitamina C. Presenta cantidades apreciables de vitamina E, folatos y otras vitaminas del grupo B tales como la B1, B2, B3 y B6.

¿Qué tal? ¡Qué bueno es aprender siempre de lo que estamos comiendo ¿verdad? como en este caso la calabaza.

Ahora vamos a ver cómo preparar el puré:

Lava perfectamente la calabaza con agua abundante y jabón .

Corta la calabaza en pequeños trozos para que los puedas acomodar mejor en la olla y quepan más trozos y así acabas más rápido.


Puedes cocer la calabaza de tres formas: al vapor, en una olla con agua suficiente sin cubrirla completamente de agua, sólo la suficiente o también puedes meterla al horno en charolas. En cualquier forma que decidas cocerla no vas a agregarle azúcar ni nada , la vamos a cocer solamente ya que lo que queremos es el puré para darle cualquier uso.


Sabes que la calabaza está cocida porque al introducir un cuchillo la sientes muy blandita.

Ahora saca todos los trozos de la vaporera y deja que se enfríen o si gustas puedes dejar que se enfríen ahí mismo.


Con una cuchara retira la pulpa de la calabaza y deshecha la cáscara.

Coloca toda la pulpa en el procesador y sin agregar NADA de agua procesa hasta lograr un puré terso.


7 Vierte dos tazas (es la cantidad que generalmente se usa en las recetas) en bolsas herméticas y cierra con la menor cantidad de aire posible, cierra.


Coloca en el congelador las bolsas, colocando entre bolsa y bolsa papel absorbente, este es para que no se peguen las bolsas entre sí.


¡Listo! Saca tus bolsitas cuando las necesites, tienes puré de calabaza todo el año o en mi caso, casi todo el año.

TIPS:

+ Al vapor y al horno queda muy bien ya que conserva mejor su color.

+ Muy importante no agregar mucha agua ya que de por sí la calabaza contiene gran cantidad de agua, no quieres un puré con grandes cantidades de agua porque alterarías las recetas.

+ Al vapor se coció en 40 minutos

+ En la olla con agua dura menos tiempo

+ Si no tienes procesador puedes usar licuadora o en su defecto un tenedor.


Fuentes de información:


Libro: Cocina Prehispánica mexicana
Heriberto García Rivas
Editorial Panorama

3 de octubre de 2014

Sopa de tortilla


Días lluviosos, viento frío ¡Se antojan las sopitas calientitas! Y más una rica sopa de tortilla.

La sopa de tortilla es muy común en nuestro país, consta de un rico caldo condimentado con chile guajillo y consomé de pollo, lo que hace verdaderamente rica esta sopa son los acompañamientos, tiritas de tortilla dorada, aguacate, queso panela, chile ancho en anillos dorado y crema ¡Qué delicia!

Antes de dar la receta, como lo menciono continuamente en mi blog, esta receta no pretende ser la original, cada hogar tiene su propia receta, esta es la que nos gusta en casa, espero sea de tu agrado.

Ingredientes para el caldo:
4 porciones

3 chiles guajillos grandes desvenados, sin semillas y remojados en agua caliente hasta que estén suaves.
1/2 kg de jitomate asado en el comal
1 diente de ajo
1/4 cebolla blanca
2 litros de consomé de pollo (si no tienes agrega agua)
1 cubito de consomé de pollo

Procedimiento:

Licua el jitomate, chiles, ajo y cebolla junto con el cubito de consomé, licua perfectamente hasta que quede un molido muy terso.

En una olla honda, agrega un poquitito de aceite y calienta, agrega el molido y deja cocer unos 10 minutos.

Agrega el caldo de pollo y si es necesario agrega más agua, deja hervir unos 15 minutos y checa el sazón.

4 Debe de quedar un caldito no muy aguado muy bien sazonado.

Deja a parte.

Acompañamientos:

15 tortillas cortadas en tiras muy delgadas
3 chiles anchos cortados en anillos sin venas ni semillas
Crema espesa
Queso panela en cubitos
Aguacate en cubitos

Procedimiento:

En una sartén agrega aceite, calienta y fríe las tortillas

Una vez fritas déjalas sobre papel aabsorbente

En ese mismo aceite fríe los chiles, estos se fríen muy rápido

Colócalos sobre papel absorbente 

Para servir:

En un plato hondo, agrega suficiente cantidad de caldo muy caliente.

Encima coloca tiritas de tortilla, aguacate, queso, chile y una buena cantidad de crema

Sirve de inmediato.

¡Riquísima!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...